Eliminar plagas de comunidades
30
May
2019
Control de plagas Plagas de ratas por

Los edificios, con daños estructurales por ratas necesitan una gestión experta para acabar con la plaga.

Las ratas pueden causar daños en los soportes estructurales de hogares, apartamentos, oficinas y prácticamente en cualquier tipo de edificio.

No puede decirse que sean arquitectas precisamente, muy al contrario, bien podríamos definirlas como demoledoras.

Por definición, un arquitecto es el que se encarga de diseñar, dirigir la construcción y el mantenimiento de edificios.

Las ratas son todo lo contrario, ellas destruyen todo a su paso, causan graves daños en las estructuras de los edificios, roen el cableado eléctrico, las bajantes…

Y no sólo eso, además perjudican la vida de todos los que tienen a su alrededor, ya sea a los que viven en un inmueble o a un barrio entero.

Y aunque pueda sonar demasiado dramático, además de los daños estructurales que ocasionan, hay que añadir, que son transmisoras de peligrosas enfermedades.

Si detectas su presencia, es importante que des aviso a una empresa de control de plagas local, para que desarrolle cuanto antes un programa personalizado adaptado a las necesidades del lugar.

Ellos inspeccionarán las áreas afectadas con mucho cuidado, mirando cada rincón y grieta, a veces, es suficiente tener un conocimiento de los signos que dejan estas plagas para dar con los orificios de entrada y acabar con la infestación.

Edificios con daños estructurales por ratas ¿por donde entran?

Las ratas pueden acceder incluso por áreas de cableado, esto no será un obstáculo para ellas, ni tampoco lo es una pared de madera, yeso, tuberías de plástico, aislamientos de aluminio…, masticaran y masticaran hasta hacer un agujero por el cual acceder a nuestras casas en busca de comida, agua y refugio.

Es importante buscar los distintos puntos por donde han podido entrar las ratas, techos, sótanos, garajes, tuberías que llevan tiempo sin agua, rejillas de ventilación, grietas colindantes a otros edificios etc.

Por otra parte, la presencia de plaga aumenta el riesgo de contraer enfermedades como el hantavirus o la salmonelosis a través de su orina, excrementos y materiales de anidación.

Por término medio en un sólo año, una rata puede tener de 5 a 10 camadas, aunque esto puede variar dependiendo del tipo de rata. Cada camada tendrá un promedio de 8 a 12 crías, aunque no sobreviven todas.

Por tanto los edificios dañados por ratas, pueden albergar miles de estos roedores en muy poco tiempo.

Si no se busca una solución de control de plagas en Madrid en poco más de tres meses, se puede tener toda una comunidad de ratas que se multiplicaran y multiplicaran.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *