Controles de contagio por legionella
20
Dic
2017
Control de Legionella por

En los últimos meses vemos publicadas noticias relacionadas con problemas de salubridad y riesgo de contagio por legionella. Entre estas noticias estaban la retirada de fuentes ornamentales en municipios tan conocidos como Parla o Alcázar.

Tras realizar análisis del agua y dar positivo, los ayuntamientos decidieron tomar cartas en el asunto poniendo en marcha un protocolo de limpieza, evitando posibles riesgos de salud para sus vecinos o visitantes así como para detener una posible proliferación de bacterias.

Hay quien puede pensar que con un cartel de “agua no potable” es suficiente, pero desgraciadamente no lo es. Esta es una enfermedad que cualquier persona puede contraer por inhalación de pequeñas gotitas de agua de la fuente con la bacteria Legionella pneumophila.

Siendo las personas mayores las que mayor riesgo tienen de contraer la enfermedad, de la misma manera que las que padecen enfermedades pulmonares, trasplante o tratamiento de quimioterapia.

De ahí que las fuentes tienen que ser retiradas por empresas especializadas en control de legionella, para que a estos elementos arquitectónicos y en sus emplazamientos se les aplique tratamientos de limpieza y desinfección minimizando el riesgo de contagio.

¿Cómo se contagia la Legionella?

Como hemos comentado anteriormente esta enfermedad conocida también como enfermedad del legionario o legionelosis solo se contagia por inhalación. Su contagio se produce generalmente por agua tibia. Su contagio puede estar asociado a fuentes, piscinas, estanques, sistemas de distribución de agua a edificios, sistemas de aire acondicionado, humidificadores e incluso balnearios nichos donde más proliferan estas bacterias.

Esta enfermedad se manifiesta con un cuadro gripal, dolores musculares, de cabeza, tos y fiebre o como la típica neumonía. Y suele afectar aquellas personas con un sistema inmunológico debilitado.

Según datos del ECDC  España junto a Italia y Francia, son los países que más casos reporta de toda Europa.

El período de incubación de la legionella varía entre dos y 10 días. Y alrededor de un tercio de los casos desarrollan diarrea y vómitos e incluso presentar confusión mental y delirio.

Ya son muchos los ayuntamientos que adjudican presupuestos al control de legionella y en los que también incluyen el control de plagas ya que en determinadas condiciones estas plagas pueden suponer un riesgo para la salud pública.

 

Si te gusta comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *